Vivian Maier: fotógrafa, a pesar suyo

La niñera saca a pasear a los niños de la casa, como todos los días. Camina hacia las calles del centro, mirando fugazmente el cielo para comprobar que el sol todavía está alto, mientras lleva de la mano a sus pupilos. La asalta una duda, se detiene un momento mientras abre el cierre y comprueba el contenido de su bolso: La Rollei y los carretes. Sigue su camino, ya esta llegando a la calle principal. Se cuelga la cámara, mientras mira hacia adelante y a los lados. Los niños la miran, hacia su metro ochenta. Respira satisfecha, dejándose llevar por el movimiento y el paisaje de la ciudad, buscando imágenes que la conmuevan, para guardarlas en su cámara. Se detiene, hace una toma y sigue su camino por las calles de Chicago. Al caer el sol regresa a la casa, con su cabeza y los carretes llenos de imágenes.

VM-13

La escena se repite día tras día. En sus horas libres, en sus días de descanso, y aún mientras trabaja, Vivian Maier se dedica un lo que mas la apasiona. Trabaja para vivir, y vive para sacar fotos.

Revela los negativos con nombre falso, como si fuera su secreta actividad clandestina, y los archiva. No hay copias  ni ampliaciones, no muestra las fotos, acaso las ve. Como una anónima seguidora de Cartier-Bresson, cultiva el puro placer de fotografiar: buscar imágenes y oprimir el disparador.

VM-05

En una subasta de antigüedades en la ciudad de Chicago en el año 2007, el joven John Maloof, se topa con una gran caja llena de negativos, de autor desconocido. Buscando fotos antiguas para el Proyecto en el que trabaja, se deja seducir por la idea surrealista del objeto encontrado al azar, y se lleva el lote de negativos, sin examinarlos, por algo más que par de cientos de dólares. Al Comenzar a revisarlos, se da cuenta que el azar, además, resolvió que esos negativos fueran todos del mismo anónimo autor: una mujer que se revela en numerosos autorretratos. A medida que el joven avanza en la revisión de las fotos, va creciendo la sospecha de estar ante una obra de gran madurez y consistencia, encuadrada dentro de lo que hoy conocemos como la “Street photography”.

VM-09

VM-07

VM-06

VM-08

VM-11

VM-10

Vivian Maier, la fotógrafa que jamás mostró sus fotos, sacada del anonimato, revelada, por el descubrimiento de John Maloof, quien realizó luego un documental con esta sorprendente historia ( Finding Vivian Maier, 2013) llega a Barcelona por primera vez, con la muestra Vivian Maier: en sus propias manos , que puede visitarse hasta el 10 de septiembre en la Fundación Foto Colectania.

He aquí dos aspectos una destacar: una gran historia , y una gran fotógrafa. La posibilidad de ver colgada su obra (una selección de ochenta fotografías, muchas de ellas inéditas) Es una oportunidad única para apreciar y evaluar el segundo de los aspectos, la Gran Fotógrafa.

La historia no opaca, no le hace sombra, a la fotógrafa. Al contrario, la pone en relieve. Hace resaltar la casi obsesiva necesidad expresiva de Maier. Y  la observación atenta de su obra, muestra su aguda mirada, irónica y no exenta de humor, pero de gran sensibilidad hacia la gente, sus pares, la gente común, de la calle. El paisaje urbano, es el estudio en el que retrató los anónimos habitantes de la ciudad, con un acercamiento y empatía poco frecuentes. Al decir del fotógrafo neoyorkino Joel Meyerowitz, entrevistado en la película mencionada, Vivian Maier logra ingresar en el espacio de sus personajes, para obtener una imagen que los muestra en su mejor versión. Cuando eso se logra, podemos decir que una foto tiene algo que no podemos explicar, pero que nos conmueve. La conjunción de ese valor extra, ese ángel o magia , con un manejo natural y contundente de la composición, jugando creativamente con todos los elementos que están a su disposición en ese estudio al aire libre , empezando por la luz y la sombra, los reflejos , los edificios, todo lo que conforma el fondo de escenario y la utilería al servicio de los actores principales y secundarios de sus relatos visuales, instala cómodamente a Vivian Maier en el anaquel de los grandes fotógrafos del siglo XX.

VM-02

VM-01

VM-04

Les estoy recomendando entonces, entusiastamente, no sin algo de envidia, visitar una imperdible muestra de fotografías que no vi, y que no sé si veré, y que estoy seguro disfrutarán por mi.

Ricardo Palmadessa (corresponsal en Buenos Aires de El Visor)

http://www.colectania.es/

http://www.vivianmaier.com/

Horario:  de Lunes a Sábado de 11 a 14 y de 16 a 20h. Domingos y festivos cerrado.

Entrada:  general 3 €. Primer sábado del mes gratuita. c / Julián Romea, 6. Barcelona.